Lo
que más me gusta de libros como En la
sangre
de Laura Gomarra es esa sensación que te encuentras ante una lectura
que no has realizado con anterioridad, capitaneada por un personaje principal
diferente y especial. Luego podríamos hablar del resto del elenco y
encontraríamos similitudes con otras novelas, todo está escrito dicen, pero el
personaje de Eva Valverde me ha parecido de lo más original y atrayente.

Eva
no roba por necesidad, lo hace para mantener un nivel de vida que de otra forma
no podría llevar y con el añadido que puede tener fecha de caducidad.

Hay
muchos que en los días que corren quieren aparentar aquello que no son y
estiran más la mano que la manga. Luego, pasa lo que pasa, que no se llega y aparecen
las temidas consecuencias poco agradables.

Pero
Eva Valverde es diferente. Tiene su objetivo claro; lo tiene todo muy estudiado
y trabajado; demuestra inteligencia y es consciente de lo que hace y porqué lo
hace, hasta que un buen día algo que no controlaba se lo hace perder todo y
volver a la casilla de salida con lo aprendido (gran ventaja).

Volver
atrás cuando creías que lo habías dejado para siempre no es fácil. Viejos
fantasmas que siguen ahí y que no se han superado, viejos amores a los que se
había dado carpetazo, las malas artes y la visita de la enfermedad: hepatitis.

Merece
un apunte el tratamiento de la enfermedad dentro de la novela. Creo que la
autora sabe dibujar dicha enfermedad, conocida de oídas, pero quizás no tanto
en su día a día, como el tratamiento, sus efectos o las posibles formas de
contagio, además de la forma en que afecta a la vida cotidiana y a la que Eva
Valverde intenta anteponerse, luchando como lo hace con su vida en general.

Tienen
mucha fuerza los personajes secundarios para explicar la otra Eva, la que no se
dedica a robar, pero a la vez explican el por qué lo hace.

Todos
tenemos la necesidad de sentirnos queridos y si no encontramos ese calor y
tenemos la suficiente fuerza, como Eva Valverde, lo generamos nosotros mismos.
El problema llega cuando no lo podemos conseguir y nos vemos abocados a la
soledad espiritual total.

En
los últimos tiempos se está hablando mucho del empoderamiento de las mujeres
desde los artículos en los periódicos, desde series como Vidas perfectas de Leticia Dolera o desde la literatura como es el
caso de En la sangre. Se necesita
seguir hablando del tema para que deje de ser señalado y pase a ser natural. Me
imagino este mismo texto protagonizado por un hombre y creo que no me hubiera
causado la misma sensación, pero es que hace unos años hubiera sido casi
imposible encontrar una mujer haciendo el papel de Eva Valverde y eso le otorga
valor al texto de Laura Gomarra.

Y
después de todo lo anterior, la novela se va complicando de una forma muy
natural, nada forzada, para convertirse en un texto negrocriminal de primera y
diferente a lo que hayas leído hasta el momento.

En la sangreha sido una grata
sorpresa que os recomiendo leer sobre todo por ese toque diferencial
negrocriminal.


 SINOPSIS


Eva Valverde es carterista, tiene dos carreras y viste de Prada.



Eva Valverde vive en Barcelona, no roba por necesidad, sino para pagar un tren de vida que no podría mantener con un sueldo fijo. Y, claro, para sentirse por encima de los demás.

Pero nadie dijo que la vida del carterista fuera fácil. Tras años construyendo su mundo perfecto, lo pierde todo en un solo día. Lo que iba a ser un camino de champan y rosas se convierte en una sucesión chantajes, violencia y cadáveres.

¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?

Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


MÁS INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIÓN

¿Quizás te interese?