La ceguera del cangrejo de Alexis Ravelo (2019)

Que complicado es hacer una novela homenaje y que el argumento negrocriminal se aguante con el mismo interés e intensidad durante toda la novela.

Eso es lo que ha conseguido Alexis Ravelo con La ceguera del cangrejo (Siruela, 2019), un homenaje a los cien años del nacimiento del genio de Lanzarote, César Manrique.

Si habéis viajado alguna vez a Lanzarote seguro que sabéis quién era César Manrique, pues la isla está minada de sus grandes obras, obras que se adelantaron a los tiempos cuando aún no se hablaba de turismo sostenible o de proteger el entorno y no dilapidarlo en favor de los visitantes. César Manrique luchó con ahínco para que eso no sucediera en Lanzarote y gracias a él los visitantes pueden disfrutar hoy en día de escenarios únicos que, por desgracias, se han perdido en otros lugares que no tuvieron el cuidado del artista. También es cierto que el artista aplicó su ingenio y magia para convertir lugares recónditos en verdaderos paraísos; en la novela viene explicado alguno de ellos.

Recuerdo mi viaje a Lanzarote y lo sorprendido que quedé al ver como el artista aprovechaba incluso una lengua de lava para hacer algo fabuloso. Es una tentación enumerar esos lugares maravillosos que todo visitante de la isla conejera debería visitar, pero no lo haré. Lo que haré es invitaros a leer La ceguera del cangrejo, a los que habéis ido para que os pase como a mí que he vuelto a revivir aquel viaje con el añadido de estar disfrutando de una trama negrocriminal de la mano de unos de los genios de las letras, Alexis Ravelo. Y a los que no habéis visitado la isla para que os entren unas ganas locas de ir, y si además vais buscando fotografías de las localizaciones que nos presenta el autor, seguro que compráis los billetes de avión.

Es curioso que en el mismo momento que leía La ceguera del cangrejo estaba viendo la serie de Movistar, Hierro, una serie que os recomiendo desde aquí en la que la isla del Hierro se convierte en el escenario de una trama negrocriminal. Qué gran marketing son tanto el libro como la serie.

No os quiero contar mucho de la trama, solo lo que podéis leer en la sinopsis, pues es mucho más gratificante encontrarse con ella.

Si que os quiero advertir que la primera mitad de la novela tiene un ritmo bastante tranquilo. Las piezas del tablero se van colocando muy poco a poco en su sitio, pero a partir de la segunda parte la novela coge un ritmo notable, justo en el momento en la que la trama negrocriminal se hace más presente.

Gran trabajo del autor, como he comentado en la entrada de esta reseña, para
conseguir ese objetivo de homenaje, para conseguir ese fabuloso viaje por todo Lanzarote, para hacernos llegar impresiones suyas sobre elementos del conjunto de la visita y como no, para hacernos dudar y pensar con la trama
negrocriminal.

Para terminar. Gran título, como siempre. Y de nuevo, tendréis que leer la novela para saber a qué se refiere. Yo cuando lo he leído, casi al final de la novela, he tenido un déjà vu a mi viaje justo en el momento en que me explicaron el por qué. También hay una versión metafórica del título que sigue siendo igual de buena que la real.

¿Os atrevéis a viajar a Lanzarote de la mano de Alexis Ravelo?

 ¿SEGUIMOS EN CONTACTO?

¿Quizás te interese?