La hija del embajador de Albert Sabater Pla
«Pura y trepidante acción».

Portada de La hija del embajador de Albert Sabater Pla. Reseña en Cruce de Caminos



La
novela que nos trae este escritor barcelonés (1975) es pura y trepidante acción
ante todo. La hija del embajador  es la historia de un secuestro y de cómo
nuestro protagonista, Fermín Estrada, intentará rescatarla.
Lo
que creo que está más logrado de esta novela es la ambientación. Los dos
escenarios principales en los que se desarrolla la historia (Barcelona y Perú)
están bien introducidos. El autor, Albert Sabater Pla, ha conseguido crear unos
ambientes diferenciados en los que se pueden sentir las diferencias de cada
lugar. Ayudado por las peculiaridades del habla de los agentes peruanos,
convierte cada escenario en una pieza importante de la historia.

 En
cuanto al personaje principal, Fermín Estrada, es un todoterreno capaz de
afrontar cualquier situación con solvencia. Por eso lo han escogido a él. Un
tipo que igual te desarma como Jackie Chan que te coordina un operativo con
veinte agentes. El bueno de Estrada es un policía íntegro y de fuertes
convicciones, que dirige un típico equipo de serie televisiva, con su experta
en tecnología incluida. En ese sentido el cliché es demasiado manido en mi
opinión, aún así, el equipo, dibujado a grandes trazos, está bien descrito. Sin
duda, este grupo dará muchas satisfacciones a los amantes del género en otras
entregas.
Como
decía al principio, estamos ante una novela de acción pura y dura, sin más
intención que entretener sin respiro. Acción, acción y más acción. En ese
sentido la novela está muy bien hilada y la historia resulta creíble y muy
entretenida.
Llegados
a este punto —ya que parece que esta reseña te está interesando, amable
lector—, y para terminar, tengo que expresar mi malestar por la escasa
corrección ortotipográfica del texto. El tema —sin querer aburrir— de la
corrección  ortográfica es
importantísimo, llegando incluso al punto de querer hacerte abandonar en
algunos momentos de su lectura, algo que sería una lástima, porque la novela
merece la pena. Otro punto es la continuidad en la carrera literaria. Si se
quiere tener una carrera de larga distancia, estos detalles hay que cuidarlos
mucho ya que es posible que la experiencia de la lectura de una novela no te
lleve a otra de las obras del mismo autor. Por suerte, en las ediciones
digitales no es difícil subsanar estos errores, y estoy seguro de que el autor
pondrá remedio en futuras ediciones.

Resumiendo:
¿me lo he pasado bien leyendo La hija del
embajador
? Rotundamente, sí.


 SINOPSIS

El secuestro de la hija del embajador de la república del Perú en Barcelona llevará de nuevo al capitán de la interpol Fermín Estrada, a una investigación cuyas pistas le conducirán hasta un poderoso e intocable narcotraficante. Asesinatos, incendios intencionados, persecuciones llevarán al inefable capitán a una impresionante aventura que jamás hubiera imaginado cuyo fin es recuperar a la joven secuestrada.
Me encantaría que siguiéramos conectados más allá de esta entrada y que pudieras conocer un poco más de cerca mi faceta como escritor. Por todo ello te invito a que formes parte de mi lista de correo. Además, te llevas una de mis publicaciones de regalo. ¡¿TE APUNTAS?!

¿Quizás te interese?