La isla del silencio de Pablo Poveda (2015)

Os dije, hace hoy justo once días, que mi decisión de seguir leyendo la serie protagonizada por el periodista Caballero, escrita por Pablo Poveda,dependería de mi satisfacción al leer la que fue la primera entrega de la serie, La isla del silencio, pues Caballero a secas se escribió con posterioridad y es como un libro 0 de la serie, como una presentación que, por cierto, podéis conseguir gratis en la página web del autor.

Y os tengo que decir que, de momento, seguiré leyendo la serie, pues misatisfacción ha sido colmada. Por tanto, mi próxima lectura de Caballero será La maldición del cangrejo.

Me parece curioso decir que me ha parecido una novela más redonda, más madura esta La isla del silencio que la que reseñé con anterioridad, Caballero, pues como ya os he contado, la segunda fue escrita dos años después. Creo que el escritor tuvo la idea de escribir una precuela de la serie como gancho y así
poder regalarla a los que se apuntaran a su lista de correo, una novela corta, un aperitivo de la que iba a venir. Pero leyendo La isla del silencio y viendo la repercusión que tuvo en su día su publicación me da por pensar que quizás no era necesaria esa precuela, aunque en los días que corren los escritores se las tienen que ingeniar de todas las formas para fidelizar a sus lectores.

Creo que lo primero que tengo que apuntar de mi lectura es que la actitud del protagonista, Caballero, ha mejorado con respecto a esa precuela en la que dije que algunas acciones podrían ser reprobables. Creo que fue la semana pasada cuando en Twitter se hablaba sobre eso mismo: ¿pueden hacer o decir los personajes lo que se les antoje? Está claro que eso va directo al corazón de la libertad de expresión y que dentro de esa libertad se han puesto unas reglas, algunas escritas y otras no escritas, pero dictadas por la sociedad. Sobre la primera parte, nada
que decir. Sobre la segunda, el escritor puede escribir sobre lo que quiera y serán los lectores sus jueces. Nada más democrático que eso.

Pero volvamos a La isla del silencio. Me ha gustado mucho el gancho inicial, la intriga y sobre todo el impacto provocado.

Después, si seguís al autor en su blog, estáis en antecedentes de que una de las cosas que le gusta es describir y relatar, con tranquilidad lo que ve, lo que le sucede al personaje y de paso poner su granito de arena en forma de reflexión social. A mí no me desagrada, aunque puedo entender que a muchos lectores se les pueda hacer pesado, lento y que quisieran más. Pero estamos dentro de una serie y la gracia de las series es conocer al personaje poco a poco y verlo crecer.

Apuntar que, de nuevo la he escuchado en Storytel y que cada vez me gusta más la voz de Pablo Ibáñez.

Sobre el argumento, a mitad de la novela descubriréis a que se refiere el título. Que decir, que no es ni nuevo, ni original, pero como siempre digo, todo está escrito, la cuestión es la trama, la forma y Pablo Poveda consigue mediante los personajes y un maravilloso escenario darle su toco personal y diferenciador.  Quizás sí, en algunos momentos la trama se complica demasiado con algunos golpes de efecto que deben ser leídos con demasiada atención, pero de nuevo el resultado final a mí me ha convencido,
pues he pasado un rato muy entretenido de la mano de ese peculiar periodista, Caballero.

También te puede interesar:

Catedrales de Claudia Piñeiro

El principio del fin – David Gómez Hidalgo

La chica de nieve de Javier Castillo

Cosas en común – David Gómez Hidalgo

Escribir para los demás o para ti

Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas

MÁS INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIÓN

¿Quizás te interese?