Los milagros prohibidos de Alexis Ravelo (2017)

«El 18 de julio de 1936, La Palma, una de las islas occidentales del archipiélago canario, se mantuvo fiel al Gobierno de la Segunda República durante un periodo de siete días que luego sería denominado la Semana Roja. Tras el desembarco de tropas del bando nacional y de voluntarios falangistas, los milicianos de izquierda huyeron a los montes para evitar una confrontación que habría involucrado a civiles.»

Los milagros prohibidosde Alexis Ravelo recrea
uno de esos muchos episodios casi desconocidos de la cruenta Guerra Civil
española. En concreto, los días después a lo que se llamo la Semana Roja, en la
que los habitantes de la isla de La Palma siguieron fieles a la República
durante una semana, hasta que los nacionales enviaron un cañonero con la
intención de arrasar con la isla sino había rendición: David contra Goliat.

Y
muchos de los David intentaron, no ya resistir, sino subsistir, vagando por los
montes de la isla en una huida que tenía firmada su final. Me ha tocado mucho
la fibra cuando he leído en la novela algo así como: «el territorio es finito»,
en referencia a que por mucho que corrieran, por mucho que se escondieran, los
cogerían a todos y los pasarían por los fusiles enterrándolos en cualquier
descampado como se explica en el primer capítulo.

Me
ha dado la sensación que Los milagros
prohibidos
tenían más vocación de homenaje a todos los palmeros que vagaron
por aquellos montes y a los que sin vagar sufrieron los abusos de aquellos días,
que de novela histórica. Sí, los hechos se basan en lo sucedido, pero el peso
de la narración, el peso del argumento es más de personajes que de hechos. Son
los personajes con sus actos los que hacen avanzar la novela y no los sucesos
los que hacen girar a los personajes.

Personajes
bien escogidos para tocar la fibra del lector: amigos contra amigos; hermanos
contra hermanos; hijo contra madre… y que es sino una Guerra Civil. Si ya
cuesta ponerse en la piel de los que la sufrieron, creo que en una isla aún
tiene que ser más terrorífico por lo mismo que comentaba antes: el espacio
finito y el añadido de conocerse todos y muy bien.

Salir
por la ventana y tener que pensar en que bando esta tu vecino, tu hermano, tu
amigo, incluso tus padres… Pues todo eso lo viviréis en las páginas de Los milagros prohibidos.

Pero
como decía antes, la novela de Alexis Ravelo es una historia de personajes que
hacen que los engranajes del argumento se muevan. Amor, odio, cuentas
pendientes, celos,… esas pequeñas grandes historias que están, en muchos casos,
escondidas en todos los pueblos y que en momentos como una Guerra Civil salen a
flote. Y es que una isla como La Palma se podría considerar un pequeño pueblo,
de nuevo el concepto de finitud.

El
autor canario ha tenido también cuidado de poner un par de personajes que no se
mueven por los colores políticos, sino que lo hacen por la justicia. Creo que
es importante señalarlo y decir que, por suerte, siempre existen esas personas
que no se ciegan por la izquierda o por la derecha y que saben estar siempre en
el lado de los justos. Son esos lo que en definitiva ayudan, en muchos casos, a
acabar con el conflicto y más en uno como una Guerra Civil en la que los
sentimientos están a flor de piel.

Y
no quisiera acabar sin pedirle perdón a Alexis Ravelo por haber tardado tanto
en leer esta novela. Confieso que la compré en el Sant Jordi de 2017 y que me
pasó como en otras ocasiones en que las novelas se van quedando enterradas. Y
es que Alexis Ravelo es de aquellos escritores que casi nunca te fallan al
hacerte disfrutar con sus novelas.


 SINOPSIS


Marie, joven belleza de provincias, despierta admiración, se sabe deseada, disfruta siendo el centro de atención y se deja cortejar por el galán más guapo de su entorno. Pero un embarazo imprevisto y una boda precipitada cortan en seco sus devaneos juveniles, y cuando nace su hija Diane vierte sobre ella toda su frialdad, envidia y celos.

Diane crecerá marcada por la carencia de afecto maternal e intentando comprender los motivos de la cruel actitud de su madre hacia ella. Años después, la fascinación por el verso de Alfred de Musset que da origen al título del libro la impulsará a estudiar cardiología en la universidad, donde se topará con una profesora llamada Olivia. Con ella, en la que creerá encontrar la anhelada figura materna, establecerá una ambigua y compleja relación, pero Olivia tiene a su vez una hija, y la historia dará un vuelco inesperado…

Esta es una novela de mujeres. Una narración sobre madres e hijas. Una fábula contemporánea deliciosamente ácida y malévola sobre los celos y la envidia, en la que también asoman otras complejidades de las relaciones humanas: las rivalidades, las manipulaciones, el poder que ejercemos sobre el otro, la necesidad que sentimos de ser amados…

¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?

Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


MÁS INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIÓN

¿Quizás te interese?