Los nombres epicenos de Amélie Nothomb
«¿Hasta dónde podemos llegar para vengarnos?».

Portada de la novela de Amelie Nothomb Los nombres epicenos en la que sale una imagen de la autora


Los nombres epicenos es la novela de Amélie
Nothomb para este 2020 en castellano y sigue más o menos la línea de sus
últimas publicaciones en las que cuesta ver esa luz que nos encandiló a muchos,
aunque tengo que decir, que quizás en esta publicación sí que consiga algunos
momentos buenos de placer lector.
Claude
se quiere casar a toda costa con Dominique y dejarla embarazada de inmediato.
No
le resulta fácil, pero al final nace Épicène.
Y
aunque parezca mentira, después de tanto deseo, Claude se desentiende de su hija
y de su mujer empezando así ambas un camino espinoso.

Creo
que es importante apuntar que los nombres epicenos son aquellos que se pueden
utilizar tanto en masculino como en femenino. En castellano tenemos bastantes
ejemplos, quizás el más puesto de estos nombres sin género sea Álex. Otro
ejemplo sería Andrea, sobre todo en Italia. Pero hay muchos más.
En
esta novela la escritora belga explora las relaciones entre padres e hijas, así
como las relaciones de parejas.
Es
un tanto sorprendente el arranque de la novela. Todo va demasiado rápido.
Parece que la autora tiene prisa por llegar al punto de ruptura. No sé si me
hubiera gustado un punto menos de velocidad.
Pero
llegados a ese punto de cambio, la novela da un vuelco y, como he comentado,
comenzamos a disfrutar un poquito más de la prosa de la autora, pero tampoco
tanto para hacer una fiesta.
La
novela transcurre de forma fácil, diría que incluso demasiado fácil sin
demasiados sobresaltos. Sí, vamos leyendo cómo Épicène sufre el abandono de su
padre y no entendemos el porqué de nada.
Pero
la pequeña Épicène se hará grande y llegará, para mí, la mejor parte del libro,
el final. Es allí cuando vemos la motivación escondida tras los personajes.
Crea cierta sorpresa y te hace vibrar un poco, cosa que no había conseguido en
sus anteriores publicaciones. 

Y
llegados a ese final es cuando no podemos preguntar: ¿Hasta dónde podemos
llegar para vengarnos?


 SINOPSIS

Los nombres epicenos son aquellos que, como Claude o Dominique, pueden utilizarse tanto en masculino como en femenino. En esta historia él (Claude) despliega un gran empeño en casarse con ella (Dominique), y después en dejarla embarazada. Al fin logra su objetivo y como resultado nace una hija llamada Épicène. Sin embargo, en cuanto se produce el nacimiento la obsesión procreadora del padre se torna indiferencia absoluta hacia su hija. Nothomb explora con su sagacidad habitual las complejas relaciones paternofiliales y los resquemores del amor no correspondido. Y lo hace construyendo una suerte de perverso cuento de hadas contemporáneo, una fábula cruel, narrada con concisión, precisión y contundencia.
¿SEGUIMOS CONECTADOS?
Me encantaría que siguiéramos conectados más allá de esta entrada y que pudieras conocer un poco más de cerca mi faceta como escritor. Por todo ello te invito a que formes parte de mi lista de correo. Además, te llevas una de mis publicaciones de regalo. ¡¿TE APUNTAS?!

¿Quizás te interese?

5 comentarios en «Los nombres epicenos de Amélie Nothomb
«¿Hasta dónde podemos llegar para vengarnos?».
»

  1. Me has dejado muy intrigada, sobre todo por esa pregunta que parece que todo lo envuelve: ¿hasta dónde podemos llegar para vengarnos?

  2. Buenas Carmen.
    He leído casi todo lo que ha publicado Nothomb y ya digo que la cosa va de capa caída. Pero en este caso, descubrir a dónde podemos llegar me ha "gustado" (entiéndeme, literariamente).
    Un abrazo.
    David

  3. Pues me has dejado intrigada con ese final y con esa pregunta. Con este libro me parece que voy a caer.
    Besotes!!!

  4. A mi Nathalie Nothomb me dejó ya frío con la primera novela suya que leí "Estupor y temblores" aunque no me desagradó para nada. Sin embargo no he vuelto a leer nada suyo. Ahora voy viendo que su estrella va hacia abajo y me parece bastante normal eso.
    He leído tu reseña porque me atrae mucho el concepto 'epiceno' ahora que tanto nos machacan el cerebro con "chicos y chicas", "niños y niñas", "alumnos y alumnas", "ciudadanos y ciudadanas" en ese afán por evitar el inclusivo en -os. Por Dios, por Dios, que venga el sustantivo epiceno, o sea el inclusivo masculino y femenino sin levantar ampollas ('personas', 'estudiantes', 'bebé', etc.) a ver si así se acaba ya con la tontería.
    Un abrazo

  5. Buenas Juan Carlos.
    Estoy contigo en lo que se refiere a epiceno.
    Y sobre Amélie Nothomb, Estupor y temblores es una de las novelas que la llevó a la fama. Te recomiendo: Higiene del asesino o Cosmética del enemigo, para mí sus mejores novelas. Y no perderás mucho el tiempo, pues la segundo no llega a 100 páginas.
    Saludos.

Los comentarios están cerrados.