En la portada se ve al protagonista, la isla de fondo, una fotografía de su mujer y un barco.

No hay crímenes en Tristán de Acuña de Alberto Val Calvo | Reseña: «Muy buena novela de suspense que nos hace viajar a la isla más remota del mundo»

Una de las primeras cosas que hice al comenzar la lectura de No hay crímenes en Tristán de Acuña de Alberto Val Calvo fue buscar en un mapa la situación de la isla en relación con el mundo. De esa forma me pude hacer una mejor idea de hacia dónde iba a viajar. Por cierto, leyendo el nombre tenía la idea que sería una isla con bandera portuguesa y cual fue mi sorpresa al ver que es británica. 

Pequeñas pinceladas sobre la historia de la isla también las podréis encontrar en medio de la lectura. Me ha parecido muy interesante saber el porqué de la colonización de la isla. No os lo explicaré para que os lo encontréis, pero está claro que esas historias son las que provocan que existan novelas, series o películas.

Y ese viaje, de seis días en barco desde Ciudad del Cabo, es una de las primeras aventuras que viviréis en primera persona al hacer la lectura. Y digo en primera persona, pues la novela está escrita desde la voz de su protagonista Charlie Gordon, un inspector de policía que cree que le hacen el favor de su vida al trasladarlo desde Londres a la isla más remota del mundo. Pero con el paso de los días irá viendo que su viaje no será tan idílico como en un principio parecía. 

Es irremediable que sucediera. Mientras iba leyendo pensaba en qué llevó al autor a escoger esta remota isla. ¿Fue una cuestión de necesidad argumental o la isla ya estaba y montó la historia a partir de esa isla? Y lo digo por qué la elección me parece de lo más afortunada. Además, no es solo Tristán de Acuña, si no también las otras tres islas que se encuentran cerca de ella: Inaccesible, Nightingale y Gough.

Volviendo al viaje, he tenido una sensación de claustrofobia. Parece mentira que haya nacido en un pueblo de mar, pero realmente soy de secano, pues pocos barcos he pisado en mi vida. Esos seis días están muy bien relatados y eso ha hecho que esa sensación sea muy vivida. Además, el acercamiento a cada una de las islas ha sido muy interesante. No dejaba de pensar en el arduo trabajo de documentación que ha tenido que llevar a cabo Alberto Val Calvo para hacernos llegar la forma de vida y la geografía de esas islas con tanto realismo.

No podías elegir la soledad, sino que la soledad te elegía a ti.

Se tiene que destacar el tono de humor que tiene la novela por momentos, y es que Charlie Gordon tiene madera de humorista y aprovecha cada pequeña oportunidad para soltar un chascarrillo. La mayoría están bien elegidos, hacen sonreir, pero en momentos muy puntuales hubiera preferido no encontrarme con ellos y que la tensión propia de la narración no se viera alterada, pero ya digo, momentos muy puntuales.

La novela se debería clasificar como el lector la vive y yo he vivido una lectura de descubrimiento, de viaje, de aventuras y de suspense que aunque pueda parecer que está concentrado en su recta final, no es así, pues el autor va introduciendo elementos, como preparando el terreno y creando ese clima de misterio propio del suspense. 

Estamos ante una novela de personajes donde el principal personaje, a mi entender, es la propia isla de Tristán de Acuña. Sin ella la novela no sería igual. Es gracias a ella que sucede lo que sucede y quizás no sucedería lo mismo en otra isla. Mientras la leía he recordado otra buena lectura sobre que sucede en una isla y con mucho suspense: La isla de las últimas voces de Mikel Santiago.

Pero además de la isla, los personajes son muchos y variados. Durante la novela los íremos conociendo a todos, pues una de las gracias de la novela es llegar a sospechar de casi cada uno de ellos como culpables de lo que sucederá.

Y llegamos al final de la novela. Creo que está bien resuelta con un buen epílogo que aún hubiera sido un poco más emocionante sin tres frases de un diálogo que anticipan al lector. Con todo, creo que redondea una buena historia que me gustaría ver en Netflix como serie. La isla, los personajes y la historia dan para eso y para mucho más.

Solo queda recomendaros su lectura, pues el viaje merece mucho la pena.
Os dejo los enlaces por si queréis saber más de ella o haceros con ella.

TE PUEDE INTERESAR

Los crímenes del glaciar de Cristian Perfumo | Reseña
Marlon Brando, Pocahontas y yo de Sonia Flores Martínez. Un thriller romántico con una banda sonora de lujo.
Una apuesta mortal de Pablo Poveda
Poeta de alquiler – David Gómez Hidalgo
El reseñador se comió al lector

¿Quizás te interese?