Periquismo: Crónica de una pasión de Marcos Pereda (2017)

Tengo
recuerdo de seguir el Tour de Francia de 1981 o como mínimo los recortes de
periódico así lo atestiguan. A partir de eso momento y hasta que me fui a la
universidad, coleccioné todas las noticias que tuvieran relación con el
ciclismo. El sótano de casa de mis padres está repletos de carpetas y carpetas
con todos esos tesoros. Además, mi padre guardaba diarios, bendita casualidad,
de la época de Eddy Merckx, con lo que mis escapadas al sótano eran frecuentes
para leer las crónicas del caníbal.

Era
otra época, otro tiempo, se vivían diferente las carreras. Ahora con Internet
se ha vuelto todo más frío en su seguimiento, y no digamos ya en las carreras
con el pinganillo, aunque sus defensores dicen que han mejorado en mucho la
seguridad de los ciclistas en carrera.

Creo
que puedo decir que viví, en primera persona, los mejores años del ciclismo
español, por resultados, por número de equipos profesionales o por número de
licencias profesionales. Y todo empezó en 1983, cuando un joven corredor
segoviano comenzó a conquistar, a golpe de pedal, los corazones de miles de
aficionados al ciclismo, huérfanos desde hacía años de un ídolo al que seguir.

«De ahí en
adelante sus victorias, sus derrotas, sus decepciones y alegrías serían las de
todos. Nadie venderá más periódicos que Perico, nadie lo igualará en carisma,
en esa capacidad para fijar al espectador frente a la tele, dispuesto a ver
algo, bueno o malo, pero siempre, siempre, diferente».

Por
todo ello, no sé si soy muy imparcial al decir que Periquismo: Crónica de una pasión de Marcos Pereda me ha parecido
una brillante crónica de unos años sublimes de emociones ciclistas, y eso que Induráin
estaba por salir del huevo, aunque fue otra forma de emoción, solo los últimos
años de Alberto Contador se podrían asimilar a Perico Delgado en lo referente a
los deportivo.

La
lectura del libro, aparte de llevarme de nuevo a esos años y hacer que mis recuerdos
afloraran, volviéndome de nuevo a emoción leyendo ciertos momentos; sí, y es
que yo en la pared de la habitación de mi casa tenía, enganchado con Supergen,
la portada del Mundo Deportivo de la
mítica victoria de Perico Delgado en Luz Ardiden el Tour de 1985  que rezaba:«Perico se sintió “Águila”», en
referencia a Bahamontes conocido como «El Águila de Toledo». Y podría explicar
muchos más momentos que me han emocionado. Pero no os quiero cansar, pues son
mis momentos y otros tendrán sus momentos o no los tendrán.

Con
todo, creo que lo que más me ha gustado son las pequeñas anécdotas que
desconocía o el poner al personaje en el contexto tanto español, como mundial.
Fueron años de grandes cambios en todos los sentidos y disciplinas. Dice Marcos
Pereda, el autor, en una entrevista sobre Perico Delgado: «Me parece una figura
muy simbólica de los años 80 en España, me parece una figura a nivel narrativo
y además me permite jugar con un montón de interconexiones entre el deporte, la
sociedad y la cultura. Cogiendo a Pedro Delgado puedo hablar de Mario Conde,
puedo hablar de la caída de la URSS, puedo hablar de la entrada en la Comunidad
Económica Europea, se puede hablar de muchas cosas que, casualmente o no, están
relacionadas con este ciclista». Como veis, no solo de ciclismo se habla en el
libro.

Estamos
ante un libro ideal para los amante del ciclismo hayan vivido o no la época,
pero también para los amantes de las buenas historias, pues la vida deportiva
de Perico Delgado dio para mucho y más si un buen escritor sabe poner todas las
herramientas literarias al servicio de ella y a Robert Millar, secundario de lujo
de toda la narración.

No
sé que más os puede decir un lector como yo que saltaba del sofá con cada
ataque de Perico.

Pasen
y lean.


 SINOPSIS


Cuatro historias y cuatro estilos diferentes que exploran la mentira y su territorio. 


El miedo a demostrar la propia identidad, el secreto inconfesable de un hecho criminal, la suplantación de una vida más acorde con nuestros deseos que con la realidad o incluso el miedo a descubrir un malentendido que pueda acabar con nuestros más ambiciosos sueños nutren las páginas de este libro que refleja las argucias que somos capaces de construir para evitar decir la verdad.


¿Cuál es tu mentira?

¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?

Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


MÁS INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIÓN


¿TE GUSTARÍA ESCRIBIR/COLABORAR EN CRUCE DE CAMINOS? Se buscan colaboradores para el blog.

¿Quizás te interese?