#Reseña: La Sociedad de la Libélula de Ana González Duque

Ya
sabéis que me gusta probar lecturas diferentes. Soy de los que piensa que el
lector se enriquece si abre la mirada a esas lecturas que están fuera de su
rango.

La Sociedad de la Libélulade Ana González Duque
está catalogada como novela juvenil de fantasía, y esa categoría le queda como
anillo al dedo. Estoy convencido que a muchos de mis alumnos de la ESO les
gustaría adentrarse en los misterios que envuelve a dicha sociedad. Pero por
otro lado, creo que la etiqueta que mejor le queda es la de novela crossover,
término que conocí cuando leí El bebedor de lágrimas de Ray Loriga. Con el término se indica que es una novela que
tanto puede gustar a jóvenes como adultos y La
Sociedad de la Libélula
creo que lo consigue con creces.

Pero
antes de continuar hablando del libro, creo que es de justicia hablaros de Ana
González Duque, pues es todo un ejemplo de persona que un buen día creyó en una
nueva vida y la tiró para delante.

Ana
es médico anestesista y mientras ejercía su profesión escribió su primera
novela, Planes de boda, que fue un
bombazo de ventas. Eso le abrió los ojos a una nueva vida: ¿Y si pudiera
ganarse la vida como escritora emprendedora?

Pero
si tenéis ganas de saber más sobre esa historia, os recomiendo que leáis su
libro El escritor emprendedor, un
libro cortito y muy ameno en la que explica algunas de las claves para
convertirse en escritor emprendedor y, cómo no, explica parte de su aventura.

Para
acabar de hablar de Ana, os recomiendo, si os gusta escribir, que sigáis su
blog Marketing Online para escritores y os apuntéis a su lista de correo, pues
aprenderéis un montón de cosas nuevas.

La Sociedad de la
Libélula
parte de una idea muy buena que creo que a todo escritor se le ha pasado por la
cabeza alguna vez. ¿No habéis pensado que sería muy práctico tener un algo que
os escribiera los sueños? Yo sí, muchas veces. Y todos sabéis que no es lo
mismo levantarse y apuntar todo lo que recuerdas de un sueño. Siempre te
olvidas de algo y además lo vives diferente.

Pues
La Sociedad de la Libélula es una
editorial que ha creado una máquina capaz de hacer eso. Pero no se queda ahí la
cosa. También consigue que vivas esos sueños como en un mundo paralelo (en
nuestro caso, el mundo de los sueños) y de forma muy real.

Ana
González Duque hace un buen trabajo de worldbuilding
creando el escenario y los personajes del mundo paralelo. Tengo que reconocer
que el primer contacto con él me ha sido un tanto desconcertante, quizás porqué
no estoy acostumbrado a leer fantasía. Los nombres de los personajes y los
sitios se me acumulaban en la cabeza. Hasta que no los he ordenado y les he
pillado el truquillo (tampoco es que haya tardado mucho), no he disfrutado todo
lo que debería.

El
libro va haciendo saltos, mediante capítulos cortos, del mundo real o mundo
paralelo y debo decir que lo he encontrado compensado, pues yo tenía tantas
ganas de saber de uno como de otro. Bueno, quizás un poquito más del real, pues
parte de la historia del mundo paralelo me la he imaginado bastante rápido y ya
iba esperando un poco lo que podía pasar. Ojo, no todo. Algún que otro giro
final me ha gustado por no verlo venir.

La
lectura es interesante desde el inicio y uno de los ganchos que utiliza la
autora es la desaparición de uno de los escritores que trabajan para la insigne
editorial. Pero hay muchos frentes abierto dentro de la trama general que os
pueden enganchar.

Si
tuviera que ponerle un pero sería el final. Os decía que me iba anticipando a
la novela y creo que ese final no estaba dentro de mis planes. Para mi gusto
lector, me hubiera preferido que el final hubiera sido un poco más abierto; que
no se hubiera cerrado todas las tramas; que quedara algo en el tintero, y no
hubiera pasado nada. En su último libro Haruki Murkami deja la novela con todas
las puertas abiertas y pocos lo han criticado.

El
recurso utilizado como final es bueno para cerrar con rapidez una novela, pero
malo por lo que os decía antes. Creo que una novela así merecía una continuidad
con esas tramas que se hubieran quedado abiertas y añadirle nuevas. Los
personajes reales y los personajes del mundo paralelo tienen aún mucho
recorrido gracias a ese trabajo de construcción de la autora.  

No
descarto que la novela no tenga continuidad, aún y cerradas tramas bastantes
fundamentales para el desarrollo de la novela. Seguro que si la autora tiene ganas
de volver a Anisóptera encontrará una
forma de hacerlo.

Por
lo pronto, os invito a conocer a una autora y su mundo tanto real, como emprendedor,
como el paralelo: Anisóptera.


 SINOPSIS

Cuando «La Sociedad de la Libélula», la mayor editorial de fantasía del país, abre sus puertas a nuevos autores, Isabel decide probar suerte. Siempre había considerado que perderse en un buen libro era una actividad placentera. 

Hasta que conoce a Melchor Malatar, el editor jefe de La Sociedad, inventor de un trasladador que permite a los escritores vivir sus propias historias. Desdibujar las fronteras entre ficción y realidad no tiene tanto encanto como Isabel había creído, sobre todo cuando se sumerge en un mundo helado y agonizante, poblado de razas extrañas, en el que su vida corre grave peligro.



Un escritor desaparecido, un homicidio y un amor que desafía todas las normas impuestas se entrelazan en una trama que Isabel deberá recorrer en busca de un final feliz capaz de salvarla. 

¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?

Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


MÁS INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIÓN


¿TE GUSTARÍA ESCRIBIR/COLABORAR EN CRUCE DE CAMINOS? Se buscan colaboradores para el blog.

¿Quizás te interese?