Hacía
un año y medio, desde febrero del 2017, que no publicaba una nueva reseña de mi
antología El principio del fin. Y que
queréis que os diga, que estoy muy contento de ver como alguien se toma su
tiempo, primero para leerme y segundo para redactar una reseña y más como la
que os presento a continuación que saca lo bueno y lo malo del libro: como
tiene que ser.

Gracias
Enrique por interesarte por el libro, por leerlo y por escribir esta reseña.

Por Enrique de la Cruz (@navegante_no)

Leer otras reseñas de Enrique

Este
libro es un compendio muy variado de relatos sin un nexo de unión claro, más
allá de su autor, por supuesto: David Gómez Hidalgo. Pero esa falta de hilo
conductor no va en perjuicio de la obra, precisamente ahí está su punto fuerte:
la diversidad.

De
entre los quince textos sería difícil quedarse con uno si no fuese porque el
que da título al libro me ha parecido una maravilla. Por eso lo voy a dejar
para el final.

Dentro
de la variedad que ofrece esta recopilación de relatos me gustaría resaltar “No
es imposible escribir una historia de amor” porque contiene un juego de
metaliteratura bien ejecutado y, aunque empieza de manera amarga, termina con
una sonrisa, cosa que se agradece.

También
quiero valorar muy bien la originalidad de “El mercado de las vergüenzas” o la
ironía y escepticismo latentes en “Dulce Navidad”, donde la intriga por saber
qué sucedió entre los protagonistas planea en todo el relato.

En
una línea de cuento más tradicional encontramos “Publicidad encubierta”, una
historia de ingenio en la cocina de Luis XIV. Es un cuento amable y muy bien
rematado. Es una delicia.

También
hay sitio para la nostalgia y la tristeza en “Una larga espera” y en “Al oeste
del sol”; o para el drama familiar de “Un mensaje desde el espejo”, que me ha
gustado mucho; en “El porqué de la existencia de los mosquitos” se relata una
de esas conversaciones llenas de filosofía de bar; algo parecido sucede en
“Nuestros monstruos”, que creo que queda bastante flojo. 

El
autor va explorando otros campos, como en “Trayectoria infinita”, que es más un
poema intimista que destila un pesimismo juvenil que un relato en sí. Parece
una carta sin destinatario claro.

He
dejado los dos relatos que más me han gustado para el final. Para mi gusto, “El meteorito” es un relato más redondo, con un principio, nudo y desenlace claros.
Partiendo de la premisa de la amenaza de un meteorito, explora las reacciones
ante tal escenario. No quiero desvelar más sobre el texto pero sí diré que me
gustó mucho.

El
último del que hablaré es el primero de la antología. Se titula “El principio
del fin” y creo que merece la pena pararse un poco a analizarlo.

Es
la crónica —está narrado en primera persona— de un fracaso, la crónica del fin.
El primer punto que me interesa es el valor que el narrador le da a esa
crónica. Le preocupa que cuando encuentren los restos de lo que fue no sepan
qué pasó, porque nadie pueda contarlo. Me parece que plasma la importancia de
la palabra escrita en la Historia. El narrador se preocupa de dar testimonio,
entendemos que veraz, de cómo sucedió todo. Deduzco que es cierto lo que cuenta
porque en ningún momento justifica lo que hacen los de su bando, lo que le
otorga una integridad que hace que nos creamos su relato de los hechos. Se deja
ver la clarividencia del cronista que es capaz de entender lo que está pasando
incluso estando sumido en los hechos; no necesita distanciarse para tomar
perspectiva, es un héroe moralmente intachable.

Otro
punto interesante es cómo el mal va calando en el grupo sin que a nadie le
importe; simplemente imitan el mal ejemplo que da uno de ellos, tomando lo que
quiere por la fuerza —no quiero desvelar mucho—. Es el punto de no retorno que
el cronista, lúcidamente, sabe ver antes que el resto; y así nos lo hace saber
con ese título.

Para
terminar también quiero hablar sobre la historia de amor que surge en el
relato. Es un amor puro, que no necesita palabras. Los enamorados están en esa
fase de descubrimiento mutuo enmarcado en el contexto histórico de otro
descubrimiento. Cómo lo pequeño se refleja en lo grande. Dos historias de
encuentro que son dos círculos concéntricos que se replican.

Resumiendo,
el libro está repleto de historias de todo tipo que te llegarán a emocionar,
cada una a su manera y en su estilo.  Muy
recomendable.

 SINOPSIS

Personajes que persiguen sueños; otros que ven la vida con un punto irónico y nos hacen sonreír; relatos ácidos, relatos comprometidos, relatos de ficción histórica, relatos con suspense hasta la frase final.


Quince puñetazos, algunos más fuertes, otros más insinuados, pero todos con la misma intención: remover conciencias y sobre todo entretener durante unas horas.


Quince sensaciones, quince emociones, unidas por un fino hilo de Ariadna: ¿son esas historias el principio del fin?





También te puede interesar:

La vida sin experiencia – David Gómez Hidalgo

Catedrales de Claudia Piñeiro

La chica de nieve de Javier Castillo

Cosas en común – David Gómez Hidalgo

Gruyère – David Gómez Hidalgo


¿SEGUIMOS CONECTADOS?

Me encantaría que siguiéramos conectados más allá de esta entrada y que pudieras conocer un poco más de cerca mi faceta como escritor. Por todo ello te invito a que formes parte de mi lista de correo. Además, te llevas una de mis publicaciones de regalo. ¡¿TE APUNTAS?!

MÁS INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIÓN

¿Quizás te interese?