Ya sabéis que mi ritmo lector ha disminuido mucho en los últimos tiempos y que leo menos de lo que me gustaría leer. Además, también os conté que estoy fuera del circuito, por así llamarlo, de reseñadores y que leo por placer aquello que tengo ganas sin ligarme a ningún libro.

Debo confesar que tenía muchas ganas de leer la nueva novela de G.G.Velasco, Todo es ya historia, pues la satisfacción que me supuso leer hace un par de años Nadie vendrá a rescatarnos, con la que os recuerdo quedó finalista del Premio Amazon 2019, y que fue una de mis apuestas durante ese año 2019 para hacerse con el galardón, aún perduraba en el tiempo.

El autor tiene un rico mosaico literario. Y es que en cada nueva publicación toca nuevos géneros o hace mezclas que no había hecho. Se nota que es inconformista y prefiere no estancarse en un género. Lo que sí tienen todas en común es la reflexión. Y es que a partir de los sucesos nos hace pensar en el hoy y el ahora. Además, en Todo es ya historia también nos hace pensar en el futuro y como dice Ismael Santiago Rubio en su última novela, El caso de los cerebros inservibles, un futuro nada lejano.

«El celebro, digamos que olvida el futuro y recuerda el pasado para así hacernos sentir el presente, pero, al final, todo está escrito».

Para explicaros de qué va Todo es ya historia nada mejor que las palabras de su propio autor en la entrada que hizo de presentación de la novela en su web: «road trip postapocalíptico con toques de ciencia ficción especulativa, romance distópico, aventura y drama existencial crepuscular».

No me digáis que la definición no es atrayente. Y no haría falta decir que todo eso lo encontraréis en la lectura de la novela y algunas cosas más.

Entre esas sorpresas que tenemos dentro de la novela, y que no son banales, está la curiosa construcción de los nombres. Supongo que uno se puede dar cuenta, no os lo cuento para que os deis cuenta por vosotros mismos, aunque yo iba advertido, pues había escuchado una muy buena entrevista que le hicieron al autor en el podcast Literatura Kindle

«A veces, las certezas solo sirven para arruinar la hermosura de aquello que es hermoso justo por ser incierto impreciso».

De nuevo una isla. Ya os dije que me encantan las historias que están situadas en islas por esa opresión que supone para los protagonistas. Es como si estuvieran solos ante el peligro. Además, las islas siempre han sido fuente de inspiración por todas las historias que están ligadas a ellas y por todas las sinergias propias de la misma isla.

En muchos momentos, sobre todo una de las dos líneas argumentales de la novela, me ha hecho recordar a los escenarios de la serie Fear of the Walking Dead. Esas gasolineras abandonadas, esos centros comerciales donde te puedes encontrar alguna sorpresa, esas comunas de gente que se une para, en principio, ayudarse. No hace falta decir que me ha gustado mucho sumergirme en esos escenarios.  

La novela me ha parecido, en su conjunto, una oda al cambio. Aún estamos a tiempo de cambiar ciertas cosas para dejar una herencia mejor a nuestro descendiente. Parece que algunos solo tienen claro el hoy y el ahora, quemarlo todo, y ya los otros solucionaran los problemas derivados de esas acciones. 

La novela también tiene momentos divertidos como cuando los protagonistas se encuentran una tienda de mascotas llamada Schödinger’s. Me he reído mucho, la verdad. Después de tanta desolación encontrarte con eso, no es para menos que reír.

Una escena que me gustaría compartir con vosotros es la llegada de los protagonistas a un centro comercial. Allí se encuentran con una librería y uno de los protagonistas salta de alegría emocionado por tener tantos libros por escoger. No sé a vosotros, pero a mí me parece el sueño de todo lector, tener una librería para ti solo. 

El detalle de la escena es que otro protagonista le dice que solo se llevarán productos esenciales. Y yo me pregunto: ¿no es un libro un producto esencial? Está claro que para una parte muy grande de la población no lo es.

Buen trabajo el de G.G. Velasco que ya tenía ganado un lector hace dos años y que con esta nueva publicación me reafirmo como seguidor de sus historias.

Os dejo con el precioso trailer de la novela. Dedicar un minuto a verlo, vale la pena.

¿Quizás te interese?