Un café con David Orange S.
«Se publica muchísimo sin tener en cuenta que muchas veces se está repitiendo más o menos la misma fórmula, y al final eso terminará por cansar».

Me encuentro en el Hard Rock de Valencia esperando a David Orange, el autor
independiente negrocriminal de moda estos últimos meses en Amazon.

Acaba
de publicar Los confines del tiempo y
tengo muchas ganas de hablar con él para que nos cuente un poco más de esa
nueva publicación, pero también para hacer un poco de repaso de la actualidad
negrocriminal.

Con
puntualidad suiza, llega a nuestro encuentro.

Buenos días, David

Buenos
días. ¿Qué tal el viaje?

Muy bien. Sin problemas.

 Ya te dije que lo podíamos hacer por skype.

Pero no es lo mismo, no
crees. Además, me prometiste invitarme a comer una buena paella.

Y
mantengo mi palabra.

¿Empezamos?

Vamos
a ello.

David, acabas de publicar
tu quinta novela titulada Los confines del tiempo. ¿Por qué un lector que nunca te haya leído debería leer está
novela?

 Los
Confines del Tiempo
es una antología compuesta por tres novelas cortas
relacionadas entre sí no solo por algunos de sus personajes, sino también por
girar alrededor de esa extraña dimensión a la que llamamos «tiempo». Son
tres historias independientes pero a su vez, para el que quiera o le apetezca
ver más allá, repletas de pequeños detalles que hacen que se enriquezcan unas a
otras. Además, para el que haya leído mi novela La Chica del Semáforo y Hombre del Coche, le será especialmente
gratificante comprobar que comparte alguno de sus personajes y que revela
algunos de los enigmas y preguntas que dejó abiertas con ese sorprendente
final. Son tres historias para volver a soñar, para dejarse llevar, para
perderse imaginando que hay todo un mundo mágico que desconocemos a tan solo
unos milímetros de nosotros. Pero sobre todo, son tres historias muy
entretenidas y con ese adictivo ritmo que te impide cerrar el libro y decir
aquello de: mañana más

Te iba a preguntar por
lo que encontrarían tus lectores en esta nueva publicación, pero creo que ya me
has contestado. Por eso te quería preguntar: ¿En qué género te sientes más
cómodo? Pues ha ido alternándolos y todos te están dando buenos resultados con
esas más de 10 000 ventas, que se dice pronto.

La verdad es que yo soy el primer sorprendido
de las fabulosas ventas que estoy teniendo, habiendo además saltado
de un género a otro casi constantemente. Aunque en el fondo, y creo que con
esto contesto a tu pregunta, todas mis historias, a pesar del género o de su
temática, tienen algo en común, la búsqueda continua de la intriga y de la
sorpresa. Mantener al lector intrigado casi desde el principio y
sorprenderlo una y otra vez haciendo que ocurran cosas que no espera, serían
los dos ingredientes que estarían presentes en ese género en el que me siento
más cómodo. A veces tendrán mucho peso las historias policiales, otras las que
se sustenten en el terror doméstico, y otras las que intenten desafiar las
leyes sobre las que se articula nuestro universo, el concepto que tenemos de
nuestro universo, mejor dicho. Y esto último sería el caso de mi última novela.

Hablando de esa intriga,
de esa sorpresa. ¿Cómo te preparas para afrontar una novela y darle esos
ingredientes en el momento justo?

Siempre
que empiezo a escribir una nueva novela es porque previamente, en mi interior
ha ido cobrando fuerza un sentimiento o una idea que deseo contar o transmitir.
En este último caso, por ejemplo, la idea o sentimiento principal sería cómo
nos afecta realmente el paso del tiempo y qué es el tiempo exactamente, por qué
a veces nos da la impresión de que se mueve muy deprisa y otras muy lenta, pero
sobre todo, si podemos viajar en el espacio, ¿por qué no podemos hacerlo en el
tiempo? Después, una vez tengo el motor de esa historia, empiezo a crear un
marco y un entorno en el que esa idea o sentimiento principal se pueda
desarrollar libremente y de un modo atractivo para mí y para el lector. Igual
que creo ese entorno, creo los personajes principales. Y en cuanto a los giros
e intrigas tengo dos formas de plantearlos, una es planteando diferentes líneas
de desarrollo planteándome preguntas como ¿qué ocurriría si…? o también, ¿qué
tendría que pasar para que un hecho determinado terminase ocurriendo? Pero no
siempre lo hago así, hay veces en las que me dejo llevar por la historia y es
esta la que me conduce hacia ciertas situaciones. En cuanto a lo de las
proporciones justas intriga-desarrollo ordinario, siempre trato de dejarle
algo de tiempo a las historias y a los personajes para que puedan llegar al
lector, puedan llegar a conocerlos un poco. La intriga la introduzco
desde la primera página, para ir subiendo poco a poco hasta encontrarnos con
pequeños clímax o puntos de alta tensión. Una historia llena de cliffhangers llegaría a cansar, y una historia
sin tensión en la que «no pasa nada», tan solo situaciones cotidianas, llegaría
a aburrir. Así que, como digo en todas las páginas unas pinceladas de intriga,
y en el conjunto de un capítulo entero, siempre tiene que quedar una cuestión
por resolver o que amenaza al propósito de los protagonistas. Todo lo que acabo
de decirte, sería hablando en términos generales, porque la escritura, a menudo,
nos empuja a probar cosas nuevas

Tengo curiosidad por
saber si en tu nueva novela hay alguna de esas cosas nuevas.

Algo
sí hay, al menos para mí y mi experiencia escribiendo. La idea de crear tres
historias totalmente independientes, pero a su vez, pertenecientes al mismo
universo literario y que se desarrollen bajo el mismo cielo, por decirlo de
algún modo, para mí es algo nuevo. También el juego y la combinación de la
primera, la segunda y la tercera persona en la narración. Esto último abre todo
un mundo de posibilidades, a mi modo de ver. Y aporta mucho dinamismo a la
historia

A mí siempre me ha
costado leer en segunda persona y no digo ya escribirla. ¿Te ha resultado
difícil? También lo digo por ese cambio de narrador.

No
era la primera vez que probaba la segunda persona, y como tú bien dices, nunca
me he sentido cómodo empleándola. Pero en la tercera de las historias que
componen Los confines del tiempo, la
historia llamada «Cabeza de hojalata», hay un personaje principal con una
peculiaridad muy especial, y esa peculiaridad invita al uso de la segunda
persona para darle voz. En esta ocasión sí me he sentido cómodo, podría decirse
que el marco le era propicio.

Veo que eres  Licenciado en Comunicación Audiovisual y
Diplomado en Fisioterapia. ¿De te viene esa pasión por la ciencia?

Buena
pregunta, yo diría que la pasión por la ciencia me viene directamente por la
pasión por conocer cosas nuevas y por saber cómo funciona en realidad aquello
que desde siempre hemos tenido por algo normal, cuando en realidad es un
completo misterio, empezando por nuestra propia existencia

¿Cómo te documentas en
general y en concreto para esos aspectos más técnicos, más científicos?

 Leyendo todo lo que puedo de las fuentes que
yo considero fiables. Pueden ser revistas o artículos científicos, o bien
pueden ser libros más técnicos (parte de ellos).

Vamos a hablar de temas
un tanto más generales. ¿Cómo ves el mundo de los escritores independientes? Se
dice que cada uno pertenece a un grupo y que cada vez que publica novela, ese
grupo lo apoya a muerte, aunque algunos ni siquiera se la hayan leído. Y lo
peor, se dice que esos grupos se pueden organizar para ir en contra de otros. Háblame
de eso y de tu experiencia en general.

 Con la llegada de Amazon y las facilidades que
da para la autopublicación, ha nacido, como tú bien dices, un nuevo mundo, que
es el de los escritores independientes. Para serte sincero, yo llevo muy poco
tiempo en esto y a pesar de que mi experiencia está siendo muy intensa, todavía
hay muchas cosas que desconozco. En cuanto a los grupos que nombras,
había oído algo, aunque personalmente no conozco a ninguno. Lo único que
conozco personalmente son los grupos de promoción en tweet, en los que lo único
que se hace es retwitear los tweets de los demás, nada más. No hay apoyo a
ningún otro nivel, al menos que yo sepa, como se suele decir, cada palo aguanta
su vela.

Sí había oído hablar de grupos de Facebook en
los cuales sí se lleva a cabo un apoyo digamos más incondicional, pero la única red
social que uso y conozco es Twitter, así que poco más puedo decir. Lo único
que, de ser ciertas dichas prácticas, el apoyo o el ataque a un autor
porque «eres de los míos» o porque no lo eres, me parece algo muy poco
profesional, la verdad, además de estar tirando piedras contra el oficio del
escritor

Este año has participado
con El último día de mi vida en el concurso de Amazon. ¿Qué te ha aportado en
positivo y en negativo?

Es
la primera vez que participo en este fabuloso concurso desde el principio (el
año pasado presenté Género de violencia
el día que se cerraba el plazo), y mi experiencia ha sido muy grata. Había oído
hablar de que a veces se producían prácticas poco profesionales, parecidas a
las que hemos comentado anteriormente, pero a mí personalmente no me ha tocado
sufrir ninguna de ellas. Mi experiencia es que es un concurso bastante sano y transparente en
la que cerca de mil personas buscan hacerse un hueco en el panorama literario
profesional.

A
mí particularmente me encantó, además, el seguimiento que tú hiciste desde tu blog. Y lo digo muy en serio. Todos los domingos esperaba con ilusión ver esa «quiniela»
que publicabas semanalmente con tu pronóstico para los cinco finalistas.
Recuerdo que cuando entré por primera vez en una de esas quinielas, me sentí
tremendamente orgulloso.

Al
final, este año, el jurado de Amazon nos sorprendió un poco a todos -o a
muchos- con la elección de los finalistas. Acostumbrados a ver a novelas con un
gran índice de popularidad, este año vimos que a veces, ocurre justo lo
contrario a lo que estás pensando o esperando. A pesar de no haber tenido
tiempo para leer ninguna de ellas, no me cabe ninguna duda de que serán justas
merecedoras.

Gracias por el halago. Y
creo que no fue tan sorprendente. Yo llevo tres años haciendo el seguimiento
del concurso y se cumple bastante bien aquello que 2 o 3 se eligen según
popularidad y 2 o 3 por el jurado sin tener en cuenta eso y en principio sí la calidad.

Te quería preguntar: ¿Qué
crees que aporta el mundo independiente al sector del libro?

Creo
que sobre todo aporta diversidad y un soplo de aire fresco. Me explico. Las
editoriales se planifican anualmente para publicar una serie de libros de una
serie de géneros. Y a eso hay que sumarle posibles acuerdos con ciertos autores
o agentes literarios que les compromete a publicar con cierta regularidad. No
digo que planificarse sea malo, pero a veces esa planificación y esa
especialización de las editoriales le cierran las puertas a determinados tipos
de libros que nunca hubieran visto la luz de no ser por la vía independiente.

En
cuanto al soplo de aire fresco, con total libertad creativa a todos los niveles,
los
autores independientes tienen en su mano la posibilidad de hacer cosas nuevas,
de reinventar géneros y hacer una literatura más experimental, cosa que es más
complicado de conseguir por otras vías.

Y
por último, el sector independiente se puede permitir unos precios más
competitivos que el sector editorial tradicional. Y en un país donde la
piratería ha hecho y está haciendo tanto daño, es importante acercarse al
consumidor con precios que les quiten las ganas de seguir pirateando. Según
tengo entendido, el consumo de ebooks está creciendo año a año a un ritmo increíble,
y según tengo entendido, aproximadamente la mitad de esas ventas pertenecen a
libros de autores independientes. Y creo que esto solo ha podido ser posible
porque tienen precios competitivos. Al final, es toda la industria literaria
-tradicional e independiente- la que gana. La gente lee cada vez más y lo más
importante, está adquiriendo el hábito de pagar por aquello que lee.

Hay voces que piensan
como tú respecto al crecimiento del ebook, pero también se pone en duda su
supervivencia, cosa que antes se decía del libro en papel. Tienes tus libros a
0,99€. ¿Vas a mantener esos precios en el tiempo? ¿No crees que a 2,99€  venderías un poco menos, pero ganarías más?

Sí,
en mi caso tengo todos mis libros al precio mínimo, y es la forma con la que
mejor me ha ido. Gano menos dinero, pero gano más visibilidad. He probado con
muchos otros precios y el resultado no ha sido bueno. No sé lo que haré en un
futuro, pero de momento voy a continuar así durante un tiempo

En
cuanto a lo de la supervivencia del ebook y el formato papel, creo que no hay
inconveniente en que ambos formatos convivan, cada cual tiene sus preferencias
y sus posibilidades económicas

¿Te gustaría publicar
con una editorial tradicional? ¿Pondrías alguna condición?

 Sí, me gustaría, pero no con todas. Como en
todo, hay editoriales con mayor fiabilidad que otras, lo mismo ocurre con la
imagen que vas a dar como autor si trabajas con una o con otra. Si el conjunto
me agrada, firmaría. La principal condición que pondría sería que me
permitiesen tener libertad creativa

Ya que hablas de imagen.
¿Qué opinión tienes al respecto del panorama negrocriminal literario?
¿Demasiados escritores y libros para poco mercado? ¿No es todo negro lo que
reluce? ¿Exceso de festivales? ¿Hay burbuja negrocriminal?

 El género negrocriminal, como tan bien has
definido, lleva unos años que, junto con la novela romántica, se ha convertido
en el rey del mercado. Y como tal, muchos escritores se han subido al carro y
las publicaciones de ese género se han multiplicado de una forma asombrosa.
Personalmente, siempre me he sentido muy atraído por este género, así como
también por el thriller, en el más amplio sentido de la palabra y englobando
casi todos sus subgéneros. He leído y continuo leyendo todo lo que puedo de lo
que se publica de esos géneros, y coincido contigo en que la burbuja que hay es
importante. Se publica muchísimo sin tener en cuenta que
muchas veces se está repitiendo más o menos la misma fórmula, y al final eso
terminará por cansar.  Yo
personalmente busco cosas nuevas, ¿cuántas veces hemos leído ya la historia del
policía divorciado y alcohólico que emplea métodos de investigación poco convencionales?
Pasa lo mismo con la eclosión de la novela nórdica. Tras el éxito de Stieg
Larsson y su irrepetible trilogía, no han parado de llegar autores y más
autores que, a mi modo de ver, se repiten unos a otros tanto en el tono de sus
novelas, como en el ambiente, como en la premisa y el desarrollo que plantean.
Supongo que mientras la gente siga leyendo, se seguirá publicando mucho. Cuando
la gente se canse, muchos de esos autores que se han convertido al
negrocriminal, puede que se conviertan al nuevo género que esté en auge.

¿Me estás diciendo que
un autor de puede pasar de género así como así y seguir triunfando? ¿Tú te ves
escribiendo novela romántica o erótica?

Depende del autor. Está claro que uno que ha
consagrado su vida a un género, no se va a pasar después de tantos años. Esos
autores permanecen contra viento y marea. A lo que me refiero es a muchos otros
autores, que no son tan conocidos (podría hablarte de muchos en el reino de los
independientes), que sí han saltado entre géneros o han tratado de fusionar
géneros. A veces incluso utilizando otros seudónimos. Yo personalmente no me
veo escribiendo romántica o erótica, entre otras cosas porque lo haría horriblemente
mal.

Estamos acabando. Nos
podrías contar proyectos futuros.

De
momento estoy trabajando en un thriller del cual prefiero no revelar demasiados
detalles. Solo diré que es una de esas tramas que empieza fuerte, y que se
desarrolla de una forma totalmente imprevisible para el lector. El tema
central, o el trasfondo, es la sociedad en la que vivimos actualmente, sus
inquietudes y sus miedos, sus anhelos y su razón de ser.

El
thriller, que no lo he dicho, lleva por título Nadie te echará de menos. Y promete sensaciones fuertes

Por
otra parte también estoy trabajando en la segunda parte de mi novela más
exitosa hasta la fecha, La chica del semáforo y el hombre del coche. El título de esa continuación es La chica del corazón metálico.

También
tengo un par de proyectos relacionados con el terror que me gustaría
desarrollar.

En
fin, en estos momentos tengo la premisa y las líneas maestras de algún que otro
proyecto más que de momento los dejaré para más adelante. Ojalá dispusiera de
más tiempo.

Últimas preguntas,
preguntas flash:

¿Qué libro volverías a
leer?

¿Qué libro no volverías
a leer?

¿Qué libro no has leído
y te gustaría leer?

¿Qué libro estás
leyendo?

¿Un autor y una autora
independiente que te ponga las pilas?

¿Un autor y autora
tradicional que te ponga las pilas?

¡¡¡Allá
voy!!!

Volvería
a leer La insoportable levedad del ser,
y 1984. El primero porque ha pasado
muchísimo tiempo desde la primera vez que lo leí y fue un libro que me impactó
mucho. Y el segundo porque creo que es uno de los libros con mayor «concentrado
de cruda realidad» que he leído nunca. Dos obras maestras en su género.

No
volvería a leer El jilguero, de Donna
Tartt, ni tampoco La luz que no puedes ver, de Anthony Doerr. Recientes premios Pulitzer de novela. No digo que
sean malos libros, en absoluto, pero sí que son libros muy pesados de leer. Hay
una gran desproporción entre las páginas escritas, aquello que se cuenta, y la
forma en que se cuenta.

Tengo
pendientes muchísimos libros. Pero ahora mismo te puedo decir Ejercicios respiratorios, de Anne Tyler,
y Pureza, de Jonathan Franzen. También
le tengo muchas ganas a El cuarto mono,
de JD Baker

Estoy
leyendoEl vigilante, de Stephen
King, y Chestnut Peak, de Clarissa Mary
Prince, una autora independiente. Los dos me están gustando muchísimo

De
los autores independientes del panorama actual, hay muchos muy buenos, pero
ahora mismo me quedo con el tándem formado por David Zaplana y Ana Ballabriga,
y con Mercedes Pinto Maldonado

De
los autores tradicionales me quedo en el puesto número uno masculino con
Stephen King, seguido de cerca por Richard Matheson, Thomas Pynchon o Cormarc
Mccarhy, entre muchos otros. En cuanto al género femenino, en primer lugar te
diría a Patricia Highsmith, también Daphne du Marier, Edith Warthon y Gillian
Flynn.

Pues hasta aquí el café.
Muchas gracias por compartir este rato conmigo y mucha suerte con tu nueva
novela.

Muchas
gracias a ti, David, ha sido un enorme placer contestar a tus preguntas

Ah, me olvidaba. ¿Por
qué el pseudónimo y que significa la S?

El
pseudónimo fue una forma de olvidarme un poco de mí mismo para convertirme en
otra persona. La persona que escribe. Parecerá una tontería, pero ese tipo de
ejercicios mentales me van muy bien a la hora de aislarme de la realidad y de
mi alrededor para concentrarme únicamente en algo que solo existe en mi cabeza.
El pseudónimo forma parte de todas esas historias de ficción.

David
es mi nombre real. Lo de Orange es algo que tiene un valor sentimental para mí.
Como un recuerdo que no quiero olvidar. La S viene de Stains, que significa
manchas, y tiene un significado parecido a lo de Orange.

Fin. ¿Vamos a por esa
paella?

Vamos.

Todas las entrevistas publicadas en Cruce de Caminos

También te puede interesar:

El último día de mi vida – David Orange

La chica del semáforo y el hombre del coche – David Orange

Género de violencia – David Orange

La suerte de los idiotas de Roberto Martínez Guzmán

Catedrales de Claudia Piñeiro


¿SEGUIMOS CONECTADOS?

Me encantaría que siguiéramos conectados más allá de esta entrada y que pudieras conocer un poco más de cerca mi faceta como escritor. Por todo ello te invito a que formes parte de mi lista de correo. Además, te llevas una de mis publicaciones de regalo. ¡¿TE APUNTAS?!

MÁS INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIÓN

¿Quizás te interese?