Portada del libro Una apuesta mortal de Pablo poveda

Ya sabéis que ando retirado del mundo de las reseñas, o más bien dicho, que he dejado de imponerme lecturas semanales que nutran mi página web; os contaba hace unos meses mi cambio de paradigma y el paso de mi anterior blog, Cruce de Caminos o mi web personal. Pero cuando sale algo nuevo, como por ejemplo, Una apuesta mortal de Pablo Poveda, no tengo problemas, al contrario, es un placer, leer y escribir sobre ello.

Hace unos días que se puso a la venta Una apuesta mortal. Es la segunda entrega del detective privado Javier Maldonado; de la primera, Una mentira letal, también os conté cosas en su día. Aunque es una segunda entrega es independiente de la primera, pero como siempre se dice, es mejor leer desde el principio una serie.

Esta nueva aventura de Javier Maldonado me ha gustado, me ha entretenido. Pablo Poveda no suele fallar en ese sentido, y por todo ello, sigue teniendo una legión de seguidores entre los que me encuentro yo.

No os sabría decir si me ha gustado más que la primera o no. Creo que por momentos sí por la trama y por la evolución de algunos personajes de los que os hablaré a continuación. 

Creo que a nadie se le escapa que  uno de los enganches de las series es ver evolucionar a los personajes. En esta entrega conoceros más aspectos de todos los personajes capitales de la serie. Pablo Poveda sigue dejando las migas de pan adecuadas para seguir el arco argumental de todos ellos. Yo remarcaría en especial el de Marla en esta entrega. Desde la primeras páginas de Una mentira letal, y ahora en Una apuesta mortal, he tenido una especie de predilección por ese personaje. Tengo la sensación que es uno de los pilares básicos que sustentan a Javier Maldonado.   

Como siempre, todo está muy bien medido. La primera mitad de la novela te pone en situación, sin que eso quiera decir que no hay intensidad. Y es que Pablo Poveda es un genio a la hora de construir sus historias que aparecen casi sin darnos cuenta cuando las leemos. En el siguiente cuarto estalla todo por los aires y con el último cuarto llega la emoción de la resolución de la trama. Hay que decir que está bien trabajada y que si bien puedes sospechar de alguno de los personajes, nunca puedes imaginar el verdadero porqué.

Otra de las cosas que creo son un punto fuerte son las ambientaciones. Por apuntar una, la del inicio de la novela donde se celebra una partida de mus. Él autor me confesó que había visitado bastante locales del ambiente para hacerse una idea más precisa y así poder escribir una mejor recreación. Y que su personaje, Suarez, un jugador empedernido de mus, estaba basado en uno real y muy conocido, del que me dio el nombre y flipé al saberlo, pero del que está claro, no revelaré aquí su identidad.

También se visita el hipódromo para hacer algunas apuestas. Aún recuerdo el auge que tuvieron en su tiempo cuando estaba detrás el aparato del estado y se podía seguir las carreras por la televisión, a parte de hacer las apuestas de cada carrera. Pero nada que ver con lo que gustan este tipo de apuestas en Francia.

Y por ir cerrando, Maldonado, a parte de fumar muchos cigarrillos Light, se pone las botas a Segovianos. Cada vez que lo decía me reía, pues no tenía ni idea de lo que era o mejor dicho, en ese momento no caí. Me lo tuvo que decir el propio autor. Un Segoviano es el whisky DYC de toda la vida. Mira que no caer.

Han ido bastante seguidas estas dos entregas de Maldonado. Veremos cuando llega la tercera. Y si os ha picado la curiosidad, aquí os dejo un enlace para haceros con la novela.


Ah, si queréis conocer más lectura del autor en esta web encontraréis muchas. Solo tenéis que clicar en todas las reseñas de los libros de Pablo Poveda en esta web.

SEGUIMOS EN CONTACTO

Te puedes suscribir a mi lista de correo y como detalle de bienvenida llévate una de mis publicaciones.

¿Quizás te interese?