Ventajas de viajar en tren de Antonio Orejudo (2000)

Ventajas de viajar en
tren
de
Antonio Orejudo es una novela que ha tenido muchas vidas y eso, en principio,
es un buen dato para la obra.

Fue
publicada por primera vez en el año 2000 por Alfaguara después de ganar el XV Premio Andalucía de novela de la que el presidente del jurado, Juan José
Millás, dijo que era «una obra maestra por atrapar al
lector en un mundo disparatado que, finalmente, es el mundo donde vivimos».

Más
tarde, fue publicada por Tusquets en 2011 y ha tenido diversas ediciones. Y
ahora, ha vuelto a ser editada por la propia Tusquets
aprovechando el tirón de
la película dirigida por Aritz Moreno y que fue presentada este pasado
septiembre en el festival de Sitges.

El
argumento de la novela es una locura en toda regla y se inicia cuando un
hombre, que dice ser un psiquiatra, se encuentra en el tren con una mujer, que
es agente literaria, y que acaba de ingresar a su marido en un manicomio tras
sorprenderlo en su casa inspeccionando sus propias heces. Lo fantástico del
tema es que a partir de aquí la novela comienza a crecer y crecer en su locura,
paradojas y delirios. Me fascinan los autores que escriben historias que
parecen inconexas y que las van hilvanando para conseguir un todo mágico y
Antonio Orejudo lo consigue con mayúsculas en Ventajas de viajar en tren.

La
lectura me ha hecho reír literalmente en algún momento y más después de ver la
imagen de Luis Tosar como personaje cinematográfico de la historia. Me lo
imaginaba y me reía al verlo en acción mientras leía y entendiendo el porqué de
su elección para el papel. No podía ser interpretado por nadie mejor.

También
he vivido un momento muy agradable cuando leía como se utilizaba una técnica de
escritura para la curación de algunos enfermos. Me ha hecho recordar escenas de
mi primera novela, Bajo el eucalipto,
cuando uno de los personajes utilizaba esta misma técnica.

«El
escritor es aquel paranoico o esquizofrénico que no ha cruzado la línea de la
demencia ».

La
novela, como no podía ser de otra forma, nos habla de la locura, de la
esquizofrenia y hace la reflexión, creo que acertada y desde el respeto a la
patología, de decirnos que un poco todos somos unos esquizofrénicos.

Me
ha encantado leer en una reseña de hace unos años lo siguiente: «un homenaje al
gran diseñador de imposibles de nombre M.C.Escher al cual debe bastante a la
hora de la estructuración de la endiablada trama de la novela». Si no conocéis
la obra de Escher os invito a que pongáis su nombre en Google y os perdáis por
sus cuadros hipnóticos, fascinantes,…

Una
de las tramas de la novela habla sobre la inmigración y me ha gustado mucho
como el autor ironiza y crítica la forma en que se está gestionando todo. Os
recuerdo que fue publicada en el año 2000, pero que todo lo escrito podría ser
aplicado en forma en los famosos y desgraciados casos que viven barcos como el
Open Arms.

Ventajas
de viajar en tren
se podría considerar una novela cíclica con varias tramas
ramificadas, historias de muchas historias, algunas de ellas basadas en una
misteriosa carpeta que encontrará el personaje femenino antes mencionado.

De
nuevo aplaudo el número de páginas, 160. No me imagino una novela como esta con
más páginas. Creo que sería alargar demasiado la historia y perdería todo la
fuerza que tiene para pasar a cansar al autor.

Leer
Ventajas de viajar en tren es una
experiencia de lectura muy diferente a lo que estamos acostumbrados y creo que
os puede pasar como le sucede a mi querido Haruki Murakami, a lo amas o lo
odias.


 SINOPSIS


Después de dejar a su marido ingresado en un hospital psiquiátrico en el norte, una mujer regresa en tren a Madrid. En el vagón, un desconocido, para amenizar el viaje, le pregunta de pronto: «¿Le apetece que le cuente mi vida?». Se trata de Ángel Sanagustín, psiquiatra que trabaja en la misma clínica y estudioso de los trastornos de la personalidad a través de los relatos y los escritos de los pacientes. Esos textos son los que guarda en una carpeta roja que lleva consigo. Hay casos de esquizofrenia, de dobles vidas, de paranoicos convencidos del control gubernamental a los ciudadanos mediante la clasificación de sus desperdicios. Cuando el psiquiatra baja un momento en una de las paradas en busca de un refresco y pierde el tren, la mujer tiene en sus manos la carpeta con los escritos. Irresistiblemente, querremos leerlos con ella.

¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?

Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


MÁS INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIÓN

¿Quizás te interese?